lunes, 22 de octubre de 2012

Don Localizote y la maldición del formulario

¡Riiiing, riiiing!

Don Localizote, con el ceño fruncido y la baba cayéndosele de la comisura del labio, alarga la mano y golpea con fuerza a su peor enemigo... ¡el despertador! Lentamente, va incorpórandose mientras intenta abrir los ojos, luchando contra el rayo que se está colando por la ventana y que lo ataca sin piedad alguna. ¡Qué delicia la hora del despertar!


Ya con las zapatillas puestas y cambiadas de pie, se tambalea con dificultad hacia la cocina para prepararse su cafelito matutino. Acto seguido, cual zombi recién salido de los laboratorios de Umbrella, deambula hasta su minidespacho y se deja caer sobre el sillón. Comienza un nuevo día de promoción y marketing a través de la amplia red que es Internet.

Un par de palabras clave en San Google y encuentra los resultados que busca. ¡Clientes! ¡Oh, sí! Comienza a abrir páginas mientras le da un sorbo a su café, ya medio frío, y un mordisco a la magdalena. Miles de migas caen sobre su teclado, pero él está demasiado adormilado como para prestarles atención y, lentamente, se van colando entre las rendijas que separan las teclas.

Ojea una página tras otra y, según lo hace, va decidiendo si sigue adelante con la presentación de sus servicios o no. En esto, se encuentra con una perfecta: buena presentación y muy adecuada para el perfil de Don Localizote. ¡Adelante! Se dice para sus adentros.

Empieza a recorrer un enlace tras otro, leyendo la información que considera importante y buscando, a su vez, el apartado en el que explican cómo se deben presentar los nuevos colaboradores. Un enlace, dos, tres, siete... Esa sección no está en ningún lado. Aumenta un 100% su atención y recorre cada apartado, en busca del ansiado enlace. Finalmente, cuando ya casi lo ha dado todo por perdido, abajo, en la esquina derecha, en letra de tamaño 3, lo ve: Freelance translators. Con una sonrisa de medio lado y un rápido movimiento del ratón, entra.

¡Oh, no! ¡Un formulario! ¡A estas horas de la mañana no! Resignado, da otro sorbo a su café, ahora sí, helado. Parece que su desayuno se ha acabado por hoy. No hay más remedio, hay que pasar por ello, así que se pone a rellenar.

Tratamiento, nombre, apellidos, dirección... Y eso solo es la primera página del formulario. Una vez lo ha rellenado todo, le da a continuar. Aparece la misma página con letras rojas al principio.
  1. Teléfono: formato erróneo.
  2. Móvil: formato erróneo.
  3. El  campo "color de su ordenador" es obligatorio.
Vaya, habrá que resolverlo... Una vez hecho, le da de nuevo a continuar. Aparece la siguiente página: formación. En ella, ve un campo desplegable para seleccionar la universidad, dividido por países. Busca Spain y la encuentra, pero solo hay cinco opciones y no está la suya. ¡Su universidad no existe! Encuentra una opción que pone simplemente: Departamento de Filología. "Lo tomaremos como el campo por defecto...", piensa.

Le da a continuar. La misma página, en rojo: ¡ERROR!
  1. Introduzca su instituto.
  2. Introduzca su colegio.
  3. Introduzca su guardería.
  4. Introduzca sus notas medias.
¡Aaaaahhhh! ¡Qué horror! No va a terminar nunca... ¿Para qué quieren la nota media de su guardería? Diez minutos más tarde, ha terminado. Le da a continuar y aparece la siguiente página: especializaciones... ¡Con una lista interminable de posibilidades! Mmmmm... Tocará leer una por una... Media hora después, ha terminado y le da para pasar a la siguiente página: tarifas. Comienza a leer: introduzca las tarifas para cada especialización, la tarifa mínima, la tarifa para menos de diez palabras, por hora, por página, por línea, para cada par de lenguas... 20 minutos más tarde... ¡Hurra! ¡He terminado!

Pasa a la siguiente página... en la que tiene que adjuntar su curriculum vitae. ¡Qué poco le queda a Don Localizote! ¡Y además esta es la parte más fácil! Busca su curriculum lo adjunta y... ¡formato incorrecto! Solo se admiten archivos en formato bbco. ¡Qué narices es un bbco! Una hora más tarde, logra dar con el formato correcto y... emocionado, pulsa el botón de enviar...

SE HA PRODUCIDO UN ERROR EN EL ENVÍO. POR FAVOR, INTÉNTELO DE NUEVO.

Noooo... ¡Tres horas de reloj rellenando el formulario para nadaaaaa...!

¡Catapum! Don Localizote, con su gorro de dormir y el pijama de franela, se ve de morros en el suelo agitándose cual pez recién sacado del agua. Todo había sido un sueño, aún le quedaban un par de horas en la cama, así que aliviado, vuelve a acurrucarse entre las sábanas... pensando en lo que el destino le tiene guardado al día siguiente.



8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Gracias Mireia! ¡Me alegro de que te guste! :)

      ¡Un saludo y gracias por pasarte!

      Eliminar
  2. ¡Bienvenido al mundo del traductor autónomo! Ah, ¿que esto no te lo habían contado en la universidad? Sí, hombre, seguro, lo que pasa es que lo decían con mucha indirecta. Ya sabes, no quieren que salgas corriendo a mitad de carrera y dejes de suponer ingresos para el centro. ;)

    Ay, jomío, la de veces que me ha ocurrido eso de «formato erróneo del teléfono», y es que el lumbreras que creó el sitio web solo permitía utilizar teléfonos de EUA o, como me ocurrió en una ocasión, teléfono españoles (que son de los más cortos que hay) y cosas por el estilo. De todas formas, la experiencia que yo he tenido es que los formularios de este tipo no llevan a nada. Es decir, suelen caer en pozo vacío.

    También podrías aprovechar y buscar una dirección de correo directa (o indirecta, vamos) y enviarles tu currículo con la excusa de que el sitio web no funciona. Tal vez, así, te lo acepten y, bueno, quién sabe, ¡lo mismo se dedican a arreglar el formulario y todo!

    Sea como fuere, muchos ánimos, Don Localizote. Ser traductor autónomo no es tan imposible ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Curri!

    No, la verdad es que sobre las desventuras de los seres autónomos no hablaban mucho :D, aunque tampoco sé si deberían hacerlo, puesto que se supone que te tienen que preparar para todo, en realidad. De todas formas, todo tiene sus pros y sus contras, odio los formularios, pero lo de trabajar en plantilla tampoco es que sea un campo de rosas, para meterte en el mundillo y especializarte en algo es lo mejor, pero cuando ya tienes algo de rodaje ves y, lo peor, aguantas cada cosa... Lo importante yo creo que es tener ganas de hacer lo que haces, y yo las tengo, así que a ver qué tal... ¡Lo único es que estaba tan harto de los formularios que tenía que descargar de alguna forma! ;-)

    La verdad es que no me extraña que te haya pasado a ti lo del teléfono, me ha pasado a mí que llevo un mes rellenando formularios... Si eres una agencia que trabaja con cualquier combinación lingüística y, por tanto, con gente que puede vivir en Honolulú, ¿por qué narices haces el formulario para que solo quepan números españoles? No lo entiendo.

    Lo de la entrada por la puerta de atrás me gusta, lo añadiré a mi lista. :-D

    ¡Gracias por los ánimos y por pasarte a leer!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Soy una estudiante de Traducción e Interpretación de la Universidad del País Vasco y he estado siguiendo vuestros blogs fielmente durante los últimos pasos. Hoy he decidido dar el paso de crear el mío propio y este es el enlace: http://www.olatztranslatesandinterprets.com/
    Estaría muy agradecida y me ayudarías a difundirlo y que compartamos nuestras cosas de aquí en adelante.
    ¡¡¡Muchas gracias y hasta pronto!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Olatz:

    Compartido. ¡Que tengas suerte con él!

    ResponderEliminar
  6. Jeffrey, me encantan tus aventuras, ¡sigue así! Y mucho ánimo con los formularios.
    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias, Verónica!

    ¡Mucha suerte a ti también y nos leemos!

    ResponderEliminar